lunes, 14 de febrero de 2011

Hacerse el dolido

Deben haber muchas cosas peores, pero sin duda, que penca es tener gente que trabaja con uno y que no se les puede hacer saber algo en que podrían mejorar sin que se lo tomen como algo personal o que partan descalificando al resto para limpiar su "honor profesional".

"Cualquier persona que tenga un drama conmigo, que me lo diga de forma directa" es la frase de defensa directa y que probablemente tendrá una buena cantidad de adeptos entre los lectores de este post... sin embargo, creo que todo jefe debe estar siempre abierto también a la lectura entre lineas, al conocimiento acabado de lo que pasa y también saber que toda persona es una mezcla de cosas entre las cuales "los sentimientos" son una parte importante.

Luego: "el que tenga problemas con alguien, no siempre lo dirá", porque la relación de subordinación y dependencia "crea miedo" a decir aquello que es tan evidente a los ojos de muchos, pero no a personas que se cierran en la creencia del mundo "100% transparente" pero también "100% ensimismadas" en que todo lo que hacen es EXCELENTE.

Una lastima real trabajar con gente que no puede aprender a observarse o respetar las observaciones de los otros.

No hay comentarios.: