"Si nous avons chacun un objet et que nous les échangeons, nous avons chacun un objet. Si nous avons chacun une idée et que nous les échangeons, nous avons chacun deux idées." - Proverbe Chinois

viernes, 18 de agosto de 2006

El mejor año de mi vida

Recuerdo un momento en que dije a mi padre que querría estudiar en alguna Universidad.

Tal vez de forma obvia, la respuesta seria de apoyo... aunque no es muy común que un chico de una "población" que tiene altos índices de deserción preescolar y drogadicción salga adelante, así que el comentario evidente podría ser:

- Ya pues, dale, total es para tu futuro, no para el mío... (Comentario de algún padre).

Pues resulto que después de dar la tan terrorífica prueba de ingreso a la Universidad, obtuve un puntaje mas que razonable para ingresar exactamente a la carrera y Universidad anhelada.

Miercale!, dijeron mis padres. Parece que este niño estaba hablando en serio...

COMENTARIOS DE MI PADRE:

Ninguna felicitación, la verdad es que esto al parecer le traía más problemas que alivios.
¿Cómo podría decirle a su hijo que lo felicitaba sabiendo su realidad contractual?

Recuerda este niño haberse puesto de acuerdo con su entonces pequeño hermano, para ir a las 4 de la mañana a comprar el primer periódico que le dijera los resultados que había obtenido...

Pues resulto que su hermano no le despertó, y cuando lo hizo, haciéndole creer que era para ir al mencionado acuerdo, resulto que de alguna forma él, ya había ido a hacer el trámite y tenía TODOS los diarios encima de la mesa del comedor...

Obviamente la sorpresa no podría ser menor, ya que luego de eso, aunque no muy espectaculares, los resultados, eran lo suficientemente buenos para cambiar de una vez por todas, la vida y futuro de una persona y luego de una familia.

Una vez que ya tenía los resultados, ¡había que postular!
Por supuesto "escuchar" la experiencia de otros fue en demasía decisivo.

Hoy es grato es recordar que TODOS los días en que yo rendía la PAA, mi hermano chico se quedaba leyendo mis libros fuera de la sala en que rendía esa prueba que me cambiaría PARA SIEMPRE la vida.

Los tres días me acompaño como nadie lo hizo, creo pensar que hasta me preparo el desayuno...

El día que darían los resultados por periódico, (obviamente yo no querría estar solo), confirme ir con mi hermano a comprar el "PRIMER DIARIO DE LA CUIDAD" que tuviera los resultados de las postulaciones a la Universidad. Aún recuerdo haber pagado 500 pesos por aquel diario, habiéndome levantado a las 3 o 4 de la mañana esperando que la empresa que se encargaba de la repartición abriera sus puertas a los distribuidores locales... y cuando "por fin" abrieron, el temor...

Había postulado a la Universidad y carrera anhelada, y en sus listas, en el número 17, mi nombre.

No se como describir la sensación, fue raro, fue entre alegría y pena, aun guardo algunos de esos sentimientos...

Recuerdo haber llamado a mi abuela para avisarle la noticia, y entre dormida aun no comprendía lo que le decía... bueno, quién podría hacerlo, si en realidad era el primer "payaso familiar", con una mentalidad tan loca como para permitirse soñar con un mundo y vida distinta a la de toda una serie de generaciones.

Esa noche no me sentí completo, y debe haber sido porque aun no divisaba la enorme cantidad de posibilidades o el completo cambio de rumbo que tenía...

Al otro día cuando, ya era aun temprano, fui a visitar a mi padre a su trabajo para informarle que tenía un hijo ahora universitario, y bueno... su respuesta no fue de las más alentadoras. Lo comprendo en todo caso, ¿como podría él, una persona que ganada a penas unos pocos pesos mas que el sueldo mínimo, mantener a un hijo universitario?

Nunca he podido olvidar el comentario que alguna vez me dijo a solas mi madre.

-Hijo, miraste muy alto... nosotros no podemos...

Pero mamá, es MI SUEÑO, déjame intentarlo.

Mi padre me hizo saber que no habría dinero, pero peor, también me dijo que así como estábamos, me echarían en dos meses por no poder pagar...

Hubo una serie de anécdotas entre tanto, pero una vez que ya estuve en la Universidad, prometí que si estaría solo dos meses, serían LOS MEJORES DOS MESES DE MI VIDA.

Recuerdo haber llegado a esta región con solo algunas ropas, sin ninguna especie de reloj, sin zapatos y con la plata mas que justa.

Nunca había podido llegar al 100% de mis clases a las 8:00 de la mañana, pero estando en esos dos meses, sin ninguna especie de despertador, me despertaba alrededor de las 6 de la mañana, y a oscuras intentaba sintonizar en una vieja radio prestada, algún anunció de hora, que me dijera qué hora era...

-Me levantaba, duchaba, preparaba y tomaba mi desayuno a diario.
-Ingresaba a la Universidad con hasta 30 minutos de adelanto (7:30 de
la mañana).
-Estudie clase a clase, pero mejor aún.
-En cuanto tenía dudas, intentaba preguntar.

LA QUÍMICA DE LA VIDA:

Uno de los primeros ramos en la Universidad era "Química", la que en realidad tenía un nivel muy básico para algunos estudiantes, mientras que para mí, estudiante de colegio técnico era completamente nuevo.

Más de algún amigo debe recordar que le contara la enorme cara de asombro que puse cuando en clases el profesor dijo que el OZONO era en realidad un molécula de OXIGENO!! [1]

Queeeee!!!

Pero cómo podría haber problemas con la capa de ozono si era de oxigeno que, a mi entender estaba por todas partes. Supieran mi cara de asombro, cuando el profesor llevo maquetas de moléculas, sobre su forma tridimensional, sobre como se formaban ellas mismas, o cómo se hacían las pilas... si, esas mismas que hasta entonces, por arte del misterio producían corriente.

Nada igualará la enorme sensación de haber sabido en teoría lo que ocurriría y luego, en un "laboratorio" con mi delantal blanco, como los doctores, pudiera verlo en la práctica...

Nadie vio mi cara de asombro cuando vi crear el material con el que se hacían los discos de música antiguos (de vinilo), o como se obtenía el grado alcohólico de un licor, o como se podía producir líquidos de distintos colores mezclando unos de colores que "por lógica" sería impensado obtener...

No solo aprendí a crear, aprendí a CREER en que podía creer en mí.

Y ahí, descubrí por ejemplo, que la química era fantástica.

Sabía matemáticas de ingenieros, sabía química de ingenieros, sabía
física de ingenieros, sabía o creía que al menos por dos meses sería un INGENIERO.

Cuando llego el segundo mes, el que según mi condena, era el ultimo, resulto que llego la respuesta del Crédito Universitario, el cual me aseguraba continuar estudiando con el 100% durante todo ese año!

¿Que cuanto vale la carrera? no me importa
¿Que cuanto me demorare en pagarla? ja, tampoco me importa

Desde que ingrese a la Universidad, no soy ni seré el mismo.
Ese año nací como persona, y vi la sombra de la luz.
No creo que exista en esta vida algo más necesario que esto...

Al llegar a mi casa, a fines de semestre, era tal la sorpresa familiar, que todos acudieron a visitarme y recepcionarme con una once, que aun recuerdo, tenia pan con tomate, y café... Todos querían saber de mi aventura, porque en realidad eso era... estaban todos mis hermanos, padre y madre y la verdad es que no pude comer, tenia que decirles lo "tremendamente maravilloso" que había vivido en ese lugar llamado Universidad... y conté que las famosas matemáticas que enseñan en el colegio no son siquiera la sombra de lo que en realidad había envuelto, conté de mi gran experiencia practica y teórica con las ciencias, en especial con la Química y la Física y le relate con tal gana lo vivido a mis hermanos de lo que había fuera que de seguro algo ocurrió en ellos.

Debo suponer esto porque el hermano que me seguía en edad, ese que me acompaño en esa prueba, y me sorprendió con los resultados y que luego me acompaño a ver el resultado de las postulaciones, y que era conocido como "ensalada de pernos" en su escuela por lo duro de entender las materias de clases, con notas no muy buenas que digamos, luego se esforzó y estudia ahora becado la carrera de DERECHO, siendo considerado uno de los mejores alumnos de su promoción

Nunca supe lo que mis padres pensaron de esa charla, pero debo suponer que sintieron que ya no tenían al mismo hijo delante. Este hijo nuevo tenía ganas de vivir, de hacer cosas hasta entonces pensadas como locuras, pero aun mas increíble, que estaba completamente seguro, querría lograr sus sueños.

Esto lo escribí para recordar cual fue el "MEJOR AÑO DE MI VIDA", aunque por supuesto, después vinieron años que tal vez multiplicaron el conocimiento hasta por 5 o 6, pero ese año conocí lo que muy pocas personas llegan a conocer en toda una vida, y que son las ganas de creer en que los sueños pueden hacerse realidad y que de ahora en adelante, me espera un futuro inimaginablemente enorme y lleno de un algo que antes no habría podido concebir siquiera en un sueño.

Hace muy poco el rector de mi Universidad dijo: "El que cree que puede, tiene razón, pero el que cree que no puede, también tiene razón, porque lo que se cree es lo que finalmente se logra".


[1]: (Corrección sutil de la frase: el Ozono es una molécula formada por átomos de oxígeno O3, no una molécula de oxígeno que es el O2). Gracias profe por su observación... :)

1 comentario:

Ariel dijo...

excelente relato, me hizo recordar mi época de cuarto medio y mis primeros meses en la universidad. Como soy un copión de tomo y lomo voy a escribir de lo mismo en mi blog.